Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Un grupo de padres ingleses ha denunciado a una muñeca de Fisher Price porque entre los gimoteos y lloriqueos que hace, han entreoído la frase: “Islam Is The Light“. Esta muñeca tan fundamentalista pretendía destruir de una manera totalmente ladina la unidad británica induciendo el radicalismo islámico a las niñas, que a los once años ya llevarían velo y supongo que a los catorce tendrían una tupida barba negra.

Los de Fisher Price deben haberse quedado de plástico. Una cosa es que un niño se trague una pieza pequeña y acabe bajo tierra en una tumba pequeñita. A esas cosas, más o menos, puede acostumbrarse un fabricante de juguetes. Pero cuando la centralita Fisher Price, con sus teléfonos y operadoras de juguete, recogió de pronto este tipo de llamada, alguien debió pensar: joder, se están pasando los putos padres. Porque los fabricantes de juguetes y los padres, aunque parezca lo contrario, son enemigos.

Supongo que lo primero que harían los peritos Fisher Price fue poner a hablar a la muñeca para ver si de verdad proponía esa criaturita destruir con un avión el Big Ben. Islam is the light, Islam is the light. Me imagino a Bin Laden infiltrado en la cabina de grabación de los lloriqueos, poniendo voz infantil y gimoteando mensajes subliminales.

En fin. Fisher Price se defiende diciendo que el parecido de los gimoteos con las frases islámicas es puramente casual. Un rollo fonético.

Lo que demuestra esto es que nos vamos tener que joder con nuevas películas sobre el miedo a lo Bowling for Columbine.

Por cierto: En Almería, un grupo de padres ha denunciado a Famosa porque Guturina, su muñeca cagona, defecaba mierdas que les recordaban también a los moros de los invernaderos. Cuando los padres sienten amenazada la salud mental de sus hijos, reaccionan perdiendo apresuradamente la suya. Famosa se defiende diciendo que el parecido de esa mierda con los moros es puramente casual.

Fuente: El País

Anuncios