Etiquetas

, , , , ,

Carmen Neke hace una reseña poniendo la tilde sobre un fallo que encuentra en la novela. Reseñas así son motivos para mejorar, así que le doy las gracias a esta lectora implacable.
Este es un libro que no está nada mal, pero a mí sin embargo me ha decepcionado.  No ha resultado ser lo que me esperaba, aunque tampoco sé muy bien exactamente cuáles eran mis expectativas. Tal vez algo más rompedor, teniendo en cuenta el propósito explícito del autor de disolver la frontera entre la literatura popular y la elitista.  Y podría haberlo conseguido, porque apunta muy buenas maneras literarias, tiene un estupendo dominio de la estructura y del tiempo narrativo y sabe mezclar lo patético con lo ridículo hasta conseguir un resultado que se parece mucho a la realidad.
El problema radica en que es un libro construido sobre unos sucesos poblados por caracteres, en lugar de ser una obra que cuenta la historia de unos personajes: y la diferencia aquí resulta fundamental.  Los caracteres protagonistas tardan demasiado en tomar forma, no consiguen cobrar personalidad propia hasta el final de la novela y para entonces ya es demasiado tarde para que el lector pueda llegar a interesarse por ellos.  Realmente es una lástima, porque estoy convencida de que Juan Soto Ivars tiene la capacidad de crear cosas potencialmente geniales.  Pero esta vez no ha podido ser.
Anuncios