Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

En noviembre empecé a colaborar con la revista Madriz con una columna sobre los traumas que provoca internet cada semana. Es viscosa y drástica como un lapo. Lo será más cada semana que pase. Como muestra un botón.

FEMINISMOS EN LA RED. ESTA SEMANA HA VENIDO CARGADITA DE PROBLEMAS DE GÉNERO Y ACTIVISMO EN ROSA. NO, EN LILA. NO, BUENO, EN TODOS LOS COLORES DEL ARCOÍRIS, NO SE ME VAYA NADIE A ENFADAR. POR JUAN SOTO IVARS


14 DICIEMBRE 2012

Frida Callo. Que sí, nenas, que sí. Que era un callo. Objetivamente. Muchas chicas sostienen que no, porque Frida Kahlo era de izquierdas, como el marido, el que la curtía a hostias, Rivera, el que hacía murales, y porque a pesar de esto se ha convertido en un intocable de las chicas, un mito feminista, además pintaba cosas que se entienden a poco que uno use el Google con puntería o haya leído algunas cosas sobre tranvías y su relación traumática con los huesos de la anatomía humana.

Abro así el fuego del infierno porque esta semana ha estado en boga el feminismo y el machismo, la red se ha convertido en un Furor bochornoso de chicas contra chicos, en todas partes he encontrado restos de debates que eclosionaban rápidamente en jodienda, que es para lo que se inventó al fin y al cabo la lucha de géneros, para tener un comodín fácil con el que drenar la mala hostia y convertir la convivencia de los sexos en eso, en sexos. Muchos. Pero qué jodienda de semanaNo hay tema más aburrido.

De entrada, el anuncio de Desigual. Ya pasó por esta revista, le dieron buena cera al asunto en la puerta de al lado, pero me pregunto si no sería eso exactamente lo que quería la agencia que ha lanzado tan abominable campaña, es decir: que ofendidas por un lado y cínicas vampiresas por otro construyeran, cada una con sus armas, lo que desde 2002 se conoce como un viral de cojones. Es decir: un anuncio hecho con poco presupuesto que rueda por todas partes sin que el anunciante dedique a ello un solo euro.

Lo vi en El País, lo vi en El Mundo, en El Confidencial, en ABC, lo vi en revistas para chicas y para chicos, ¡sin pagar por el espacio!, lo vi también en tu muro, en tus privados, –jejeje mira qué cutre, -oh, Dios, qué vergüenza ajena, –y estooo????!?!?!?!-, lo vi por todas partes y a quien no vi, pero me lo imagino, es al jefe de la agencia. Me imagino concretamente una mosca con gafas de pasta frotando las patitas, como pasó cuando aquella campaña de Loewe. Se crea algo tan objetivamente feo como Frida Kahlo para que opinemos. Un momento. ¿Y si no es jefe de agencia? ¿Y si es jefa? Puede que hasta esté buena. De 2013 no pasa.

Pero ah, amiguitos de lo viral, tomatillos de la gran ensalada de la banalidad, aquello no era todo en la Semana Furor, quedaba la mascletá del absurdo, otro vídeo igual de rudimentario que alimentó el mismo debate pero desde el otro lado. Me refiero a la niña mona que, con un cabreo circunstancial, consumista y navideño, se queja ante su padre videoficionado de que a ella le compren cosas rosas cuando lo que quiere es un Godzilla con el que destruir esta sociedad capitalista.

Yo digo: si una niña pequeña expresa con precisión una idea tan parecida a la que sostienen mis coetáneos e incluso gente mayor de la que hace sus necesidades sobre madreperla, con diplomas en la mano, pueden pasar dos cosas: o la niña es un prodigio semejante a Godzilla pero en fuerza cerebral, o aquí cualquier cosa nos vale con tal de que se parezca a lo que piensa El Bien. Pues, mire, señora, me quedo El Mal.Me parece más brillante esta otra niña. Desde aquí le mando unos pastelitos.

En fin, que Frida Kahlo era un callo. Lo he puesto en Facebook cuando he empezado a teclear esta basura y en este rato, y son las cuatro de la madrugada, varios chicos han puesto “me gusta” mientras que algunas damas se quejan, protestan, patalean. Antes de que este debate estéril prosiga y acabemos todos en una orgía digna del Destape, les dejo con esta máquina antimachismo que encontré hace tiempo, que se subvencionó con dinero público, que se instaló en los ministerios y algunas universidades, y cuyo funcionamiento es divertido. Pasé por ese filtro un texto repleto de fantasías de maltrato a mujeres, dinamita en culos y misoginia poco refinada y me sugirió que escribiera “reventar a todos y todas.” Ay… Adónde llegaremos por no empujar más la canoa.

Anuncios