Etiquetas

, , , , , , , , , , , ,

Publicada originalmente en la sección ¿Puedo tratarle de usted? de la revista Primera Línea

Según dicen sus detractoras feministas para criticarlo, Bertín Osborne es un macho ibérico. Él está totalmente orgulloso. Cantante de éxito, presentador de televisión, actor y productor de vinos, gazpacho y caldo de pollo, nuestro invitado incendió las redes sociales al sostener que para salir de la crisis hay que consumir producto español.

Antes de empezar, la anécdota. Hacemos esta entrevista en el teatro Amaya de Madrid, donde Bertín está ensayando New York New York antes de la función. Me siento en una butaca mientras canta y de pronto se abre la puerta y una larga sombra cruza el patio de butacas. “¡Qué mal cantas, Berto, hijo puta!” grita el intruso. Bertín deja de cantar y se pone las manos de visera: “¿Quién cojones eres?” Y mientras la sombra encoge descubrimos que es Pedro Ruiz quien le está gritando: “¡Pues yo, quién va a ser, enano!” El momento en que Pedro Ruiz llama enano a Bertín Osborne anticipa la catástrofe. 

¿Qué se está perdiendo un hombre que no es nada canalla?

Mucha diversión en la vida, y disfrutar de la vida. Uno no puede pasar por aquí sin aprender muchas cosas simpáticas. Yo canalla lo asocio con diversión y simpatía. Hay que ser un poco canalla o esto es un coñazo.

Arévalo y usted deben ser unos buenos piezas.

No te haces a la idea.

El anecdotario será…

Secreto de sumario. Bueno, o que te cuente Arévalo y yo diré que miente. Algunas la contamos aquí en el teatro. Llevamos pasándolo bomba desde la Edad Media más o menos.

¿Cuándo era la gente más mojigata, antes o ahora?

Yo creo que antes no lo era para nada. Ahora nos cogen con papeles de fumar. Por sistema. Antes no. Antes se podían hacer muchas más burradas que ahora. Ahora todo es políticamente incorrecto y eso antes no existía. Yo me divertía mucho más antes que ahora. No te follaban cada vez que te salías de la norma. A ver, había menos libertades universales, yo estoy hablando de la vida privada, de la diversión, de la libertad para equivocarse y para jugártela por tu cuenta y riesgo. Tú podías equivocarte mil veces sin que te pasara nada. Ahora te equivocas una y te empluman.

Si le digo a mi pareja que seré sincero al 100%, ¿le estoy mintiendo?

Y tanto, ya le estás mintiendo sobre la marcha. Lo aconsejable es decirlo, y ser un poco sincero también, o bastante, pero ser sincero al 100% no es muy práctico.

¿Somos menos sinceros nosotros o ellas?

No somos sinceros ni nosotros ni ellas. Si tú le pones los cuernos a tu novia, no se los pones con una cabra. ¿No?

Bueno, prefiero no responder a eso.

Pues yo creo que no pones los cuernos con una cabra sino con otra chavala. Y esa chavala posiblemente tenga otro novio. La mentira está al servicio de este tipo de cosas. Lo ideal sería no poner los cuernos, claro.

Y ser ricos sin trabajar.

Claro, lo ideal no existe. Yo estoy seguro de que cualquiera se asustaría un poco si supiera lo que hay en las agendas de sus parejas.

¿Tener la agenda como un político significa que está llena de números de camellos y de putas?

Hombre, no, espero que no, qué barbaridad. Si tuvieran las agendas llenas de eso sí que nos tendríamos que preocupar de verdad. Espero que no. Si lo dices por la corrupción, creo que ha sucedido así toda la vida. Lo que pasa es que ahora no hay dinero de sobra, y por eso nos enteramos más. Esa sí que es la vergüenza nacional, o la desvergüenza. Es de locos poner lastre en lugar de motor, y esos corruptos son un lastre para la sociedad. Los deberían sacar de ahí a ladrillazos. Quiero creer que sólo algunos son corruptos y esos no son políticos, sino chorizos, y que me perdone el chorizo por decir esto.

Dijo usted que para salir de la crisis hay que consumir productos españoles. ¿Qué coche tiene?

Primero te aclaro una cosa: yo lo que no quiero es que se compren en mi país productos de países que maltratan a los trabajadores, que no tienen seguridad social, que esclavizan incluso a niños, que no pagan impuestos. Así juegan con ventaja respecto a todos nosotros que sí lo hacemos. Me parece inmoral ser cómplice de países desaprensivos con su gente: porque maltratan y porque juegan con ventaja económica. Si yo necesito algo y en España no lo hay, entonces me da igual que se compre fuera. Pero en países decentes que juegan con las mismas cartas que nosotros. Mi preferencia personal es que si puedo comprar algo español no compraré algo que no lo sea.

Pero esa fábrica textil que se derrumbó y murieron todos los currantes…

Producía para España. Sí. Yo estoy a favor del producto hecho en España, no del producto con las oficinas en España. Ser cómplices de eso me parece indecente.

¿Y del coche qué hay?

Pues tengo tres. Uno especial para mi hijo, que como sabes tiene una discapacidad. Pero es un coche fabricado en Alemania, donde hay sueldos dignos.

¿Le acojona la repercusión que pueda tener algo que uno diga?

A mí no me acojona nada, y esto en particular me la sopla. Si uno tiene las ideas claras tiene que morir con las botas puestas.

Para coger una cosa buena de una ideología y de otra ¿es menester tener dinero?

Las ideologías son una cosa del siglo XX, están muy superadas. En un país desarrollado, como puede ser cualquiera de los de la Unión Europea, eso de ser de izquierdas o de derechas es una antigüedad que te cagas. Lo que todo el mundo quiere es vivir bien, vivir mejor, que sus hijos vayan a los colegios, que la sanidad funcione… Eso no es de izquierdas ni de derechas, es de lógica. A mí los partidos, así de entrada, me joden. Intentan dividir a la sociedad y lo que tenemos que hacer es estar juntos en un objetivo: que la calidad de vida de los países suba.

¿Alguna persona honrada se metería a político?

Sí, no me cabe ninguna duda. Estoy seguro de que hay mucha gente honrada metida a política.

Como dijo hace poco que no se metía a político porque usted es un animal…

Sí, eso dije.

Pues los animales son muy honrados.

Sí, absolutamente. Los animales son lo más honrado de la creación. Pero no me refería a eso para nada. Yo digo las cosas como las pienso y a veces soy bastante animal, por eso no serviría para político.

Sigamos con los animales. ¿Por qué un amante del campo y los animales defiende los toros?

Nos podemos llevar una hora con eso. Yo lo he mamado desde pequeño. He crecido con eso y es una tradición con muchos siglos de historia. Yo no estoy en contra de nada: no me gustan las prohibiciones. Un arte que reúne a tantos millones de personas es absurdo prohibirlo, sobre todo cuando viene de la época de los romanos. Te podrá gustar más o menos. Yo no soy aficionado a los toros, pero soy menos aficionado a las prohibiciones. Eso es la generalidad, y la particularidad es que a los toros, cuando se les mata, se les come. Son animales que en otras circunstancias no existirían, estarían en los zoológicos. Yo prefiero tenerlos en el campo que en los zoológicos. Eso sin contar las miles de personas que tienen trabajo alrededor del toro. ¿Tú alguna vez te has pegado en tu vida?

Alguna que otra.

Probablemente si te han hecho daño no te has enterado hasta que has llegado a tu casa. A un bicho de quinientos kilos, cuando se le ponen banderillas, le pasa lo mismo. Los toros indultados empiezan a dolerse cuando están en el campo, cuando se les cura. A los antitaurinos les recordaría que el toro es el único animal que puede matar al hombre que lo está matando. Yo no he oído en mi vida que una gallina haya matado al granjero. Para mí, el toro es el único animal que muere con dignidad.

¿Diría que parte del carácter español consiste en negar lo español?

Creo que es una minoría la que se considera antiespañola.

¿Pero no tiene algo que ver con la esencia de los españoles decir cosas malas de su país?

Una minoría, gracias a Dios.

¿Me recomienda vino o su gazpacho para conquistar a una dama?

Tengo bodegas y gazpacho, pero para conquistar a una dama es mejor no darle de beber demasiado, y sobre todo no beber tú demasiado.

¿Le jode que Arévalo sea más guapo y más alto que usted?

Hombre, intento sobrellevarlo. Con eso nos reímos mucho. Si te quieres pasar un buen rato, vente al teatro, tráete a tu chica, que es una obra interesantísima.

Hostia, Bertín Osborne me la quiere levantar a la novia.

Pero te lo pasarás bien mientras dure la función.

Imagen

Anuncios